Visión Artificial

Ya en el año 1985 el personal de MediRobot empleaba cámaras digitales y tubos de neón para poder medir tanto el diámetro como la longitud de los troncos de madera.

En esa época toda la parte del control la teníamos que desarrollar diseñando tarjetas electrónicas y controladores dedicados ya que los PLCs eran muy lentos y poco versátiles además de que los ordenadores personales empezaban sus andaduras y no eran lo suficientemente fiables desde el punto de vista industrial.

Desde entonces las cosas han cambiado bastante y ahora existen decenas de productos de visión artificial disponibles, cada uno con sus ventajas e inconvenientes y cada vendedor intentará convencerle de que con su producto le resultará muy fácil a usted diseñar y programar su aplicación…

A menudo nos encontramos con empresas que han comprado dichos sistemas y que los tienen arinconados por no haber podido hacerlos funcionar como debido.

¿Cuántos de nosotros cogemos nuestra caja de herramientas para reparar el coche o la lavadora?

¿Por qué preferimos llevar el coche al taller o llamar al reparador de electrodomésticos a domicilio?

¡Pasa lo mismo con la visión artificial pero multiplicado por 10!

Para poder diseñar correctamente un sistema de visión artificial hay que tener en cuenta una gran cantidad de parámetros, como el tipo de iluminación, la carga de proceso del controlador, tiempos de respuesta, resolución, distancia y ángulo de las cámaras, colores de los objetos a detectar, reflejos, comunicaciones, pantallas de interacción con el usuario…;

¡En otras palabras, no es nada sencillo!

Empresas como MediRobot existen para permitirle realizar esas mejoras que desean de forma adecuada y en el mínimo tiempo posible.

¡Usted tiene la necesidad y nosotros tenemos la solución!